Vuelve el mayor concurso emprendedor de la región

10 julio, 2019

Jóvenes emprendedores de toda Latinoamérica podrán participar con proyectos innovadores a nivel social y ambiental en la segunda edición del exitoso concurso organizado por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) con apoyo del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Una nueva oportunidad surge para jóvenes emprendedores de toda Latinoamérica de convertir sus ideas y sueños en una realidad concreta y exitosa en el mundo de la innovación tecnológica.

Y es que el concurso 100K Latam, una iniciativa del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) con apoyo del Massachusetts Institute of Technology (MIT), tendrá su segunda edición este año luego del exitoso debut que tuvo en 2018 con la premiación e incentivo económico de tres proyectos innovadores vinculados a la tecnología.

En total, el concurso entregará más de 100 mil dólares a los finalistas y ganadores, que premiará al mejor proyecto de innovación en tres diferentes categorías, que generen impacto social o ambiental en la región.

Además del ITBA y el MIT, este certamen cuenta con el apoyo del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación y la cartera nacional de Producción y Trabajo, así como también del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y de empresas tecnológicas líderes de la región.

“Buscamos que los proyectos generen un impacto a nivel regional, y cuando decimos impacto nos referimos a que genere un valor agregado económico y de impacto social en la región y en las personas que viven aquí”, señaló Andrés Agres, Vicerrector del ITBA.

En la primera edición de 100K Latam, en 2018, se presentaron 831 startups al concurso, con la participación de más de 1700 emprendedores de 19 países de América Latina y el Caribe. Al final, los que terminaron de completar todo el procedimiento para concursar fueron 300 proyectos. De ellos un grupo de jurados expertos eligió 15 emprendimientos, es decir 5 por cada categoría, de los cuales se premiaron a 3 proyectos”, agregó Agres.

Los organizadores se muestran entusiasmados en que este año va a ser mayor la convocatoria, con más penetración en el interior del país, gracias a los recorridos en universidades y centros educativos, y también a los socios que vienen haciendo en distintas comunidades.

“El talento emprendedor que existe en la región es sorprendente y es preciso continuar fortaleciendo el ecosistema para que más startups tomen vuelo y generen valor en nuestros países. Ese es el objetivo principal del 100K Latam. Somos conscientes de la capacidad y del talento que existe en la región y queremos impulsarlo”, precisó Agres.

Potenciar la región emprendedora

Por su parte, Nicolás Bacqué, Director General del Departamento de Desarrollo Institucional del ITBA explicó la motivación que tuvieron desde la universidad para realizar este importante concurso emprendedor el año pasado y su segunda edición este 2019.

“Una de las principales razones por las que el año pasado decidimos traer esta competencia, que existe desde los años 90 en Estados Unidos, originada en Nueva Inglaterra, es que notamos que el ‘ecosistema emprendedor’ en América Latina sufre algo parecido a la fuga de cerebros en el mundo académico”, afirmó Bacqué y aclaró que en el mundo desarrollado existen centros tecnológicos, como por ejemplo Silicon Valley, que aspiran emprendedores y sus ideas exitosas para que trabajen con ellos allá.

“Uno se cansa de ver compañías creadas por miles de millones de dólares en otros países que podrían haberse anclado en la región, pero se van antes que puedan florecer”, precisó.

“El certamen procura que los emprendedores galardonados no se trasladen y radiquen en el Silicon Valley u otras mecas de startups. Queremos que se queden en el país y que la región sea un referente mundial”, coincidió Agres.

Según explicó Bacqué, esta competencia busca ser “un granito de arena para contribuir a que el ecosistema de emprendedores pueda crecer y retrasar esa fuga hacia otros lugares”. Y agregó: “Por eso, el tema del financiamiento juega un rol clave”.

Con respecto a este tema tan importante para los jóvenes emprendedores, Agres afirmó que muchas veces para hacer negocios y triunfar en Latinoamérica, dependemos de nuestras relaciones familiares o de amigos. “Tiene que ver con la cultura que tenemos que nos indica, que, para ser exitoso, muchas veces dependemos de nuestros vínculos y relaciones personales a fin de obtener los fondos necesarios para iniciar el camino emprendedor”, destacó.

“Este esfuerzo que realiza el ITBA y otros colaboradores busca garantizar la transparencia y que el ganador pase por un proceso evaluatorio minucioso. Nos propusimos el objetivo de recompensar al ganador por sus méritos y esfuerzo. Y que pueda concretar su exitoso proyecto y no depender necesariamente de una ayuda de sus amigos o familia”.

Lee Ullmann, director de la oficina para Latinoamérica del MIT Sloan School of Management, señaló la importancia de que dos universidades como “el MIT y el ITBA se unan en este tipo de iniciativas para potenciar a los emprendedores“.

“Cada emprendimiento será evaluado y seleccionado por un jurado de especialistas de la industria, referentes del ecosistema emprendedor y académicos”, indicó Ullman, que realizó un diagnóstico de la situación Una nueva oportunidad surge para jóvenes emprendedores de toda Latinoamérica de convertir sus ideas y sueños en una realidad concreta y exitosa en el mundo de la innovación tecnológica.

Y agregó: “Estimo que hay muchas empresas que tienen ganas de invertir. Argentina ya tiene 5 unicornios (empresas que valen más de 1000 millones de dólares). Colombia ya tiene uno y Brasil este año creó 4. Por eso creo que estamos en una región muy prometedora para crear e invertir”.

La inscripción al certamen abrió esta semana y finaliza el próximo 1 de agosto. Los interesados podrán calificar en tres categorías distintas: Pitch, cuyo ganador tendrá un premio de 5 mil dólares; Accelerate (20 mil) y la categoría principal que es Launch que ganará una suma de 55 mil dólares. Además, todos los finalistas recibirán premios.

 

*Por Victor Ingrassia